• iaa-spa@ucn.cl

Noticias: «Historias de América desde el Desierto de Atacama»

Con ponencia de la arqueóloga Dra. Victoria Castro concluye ciclo de charlas UCN-UTA

Publicada el 2 de diciembre de 2020

victoriacastro1

Un perfecto cierre tuvo el ciclo de charlas: “Historias de Pueblos de América desde el Desierto de Atacama”, desarrollado en alianza entre el Instituto de Alta Investigación (IAI) de la Universidad de Tarapacá (UTA) y el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (IIAM) de la Universidad Católica del Norte (UCN) que tras cuatro meses finalizó sus transmisiones virtuales con la presentación de la destacada arqueóloga, Dra. Victoria Castro, profesora emérita de la Universidad de Chile y profesora titular de la Universidad Alberto Hurtado.

En su charla titulada: “Del verde azul del Pacífico al azul verde del pajonal andino. Tránsito, memoria, historia”, la arqueóloga relató los innumerables paisajes de costa a altiplano del Desierto de Atacama y cómo estos espacios físicos diversos y únicos en el mundo, son también concebidos singularmente por cada comunidad que lo habita en el tiempo de acuerdo a sus propias categorías culturales. A través de imágenes analizó junto a los espectadores en línea, imágenes que invitaron a comprender tan diferentes experiencias de vida.

“El título que escogí para esta charla, de alguna manera representa los colores pero también historias, gente concibiendo un concepto de tiempo no lineal, un concepto más bien multitemporal, en donde se han situado historias de vida con diferentes experiencias. En este sentido para mi el paisaje es inseparable al modo de habitarlo y de su transitar cotidiano. En él, reconozco (…) que hay varios pasados y presentes que coexisten en el espacio. Y para mi el paisaje así concebido se construye en los espacios y en el tiempo y es al mismo tiempo el ambiente físico pero también los materiales, los artefactos las cosas, que tienen propiedades nemotécnicas, las memorias colectivas individuales, las evocaciones de cada lugar en el sentido de humanos y no humanos, cómo pensamos, cómo imaginamos todo eso, y este paisaje de concepto es muy dinámico, sufre transformaciones rápidamente, lo que no significa que deje de ser historia evocada y vivida”, dijo la arqueóloga durante su presentación.

Cierre

Esta última charla cerró el ciclo de una serie de charlas de distintas historias de pueblos de América desde el Desierto de Atacama, incluyendo la relación entre la vida y la muerte, expresada en actos de violencia y sacrificio; la vinculación entre los seres humanos como agentes transformadores del ambiente; el desarrollo de distintos sistemas de gobierno; y la interacción entre comunidades y territorios.

Doce charlas, cerca de 770 espectadores y 20 mil reproducciones totales, marcan un exitoso ciclo que culmina con la invitación a comprender el compromiso íntimo del habitar de diferentes comunidades y sociedades por los paisajes culturales del Desierto de Atacama.

Las charlas están disponibles en el sitio de Youtube (www.youtube.com/utaplay) y en la página web: www.iaa.ucn.cl.

Santuario Pachacamac Perú: un proyecto colectivo que traspasa fronteras

Publicada el 25 de noviembre de 2020

4d

En el marco del ciclo de charlas “Historias de Pueblos de América desde el Desierto de Atacama”, que organiza el Instituto de Alta Investigación (IAI), con la colaboración de la Dirección de Extensión y Vinculación con el Medio de la Universidad de Tarapacá (UTA) y el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (IIAM) de la Universidad Católica del Norte (UCN), el jueves 19 de noviembre se realizó la charla “Museo Pachacamac: traspasando las fronteras geográficas y políticas”, a cargo de la Arqueóloga y Directora del Museo de Sitio Pachacamac de Perú, Denise Pozzi Escot.

La charla tuvo por objetivo difundir la importancia que tiene Pachacamac como lugar de encuentro de todos, en la cual la arqueóloga presentó la propuesta de parque colectivo ligada a una asociación de artesanos y jóvenes ciclistas, resultado del claro ejemplo de la concepción del Santuario de Pachacamac como lugar de encuentro.

Cabe destacar que Pachacamac está ubicado en la costa peruana, al sur de la ciudad de Lima y está conectado al Qhapaq Ñan, el camino principal que lleva directamente a Cuzco. El sitio cuenta con una larga historia y con un pequeño centro religioso donde se han hallado una serie de ofrendas de diferente data resaltando la importancia del sitio. “Estamos hablando del 200 hasta el 500 año a. C., donde llega en ese momento la influencia de la expansión del imperio Wari en Chacama, donde Pachacamac fue un centro de poder durante la expansión de este primer imperio andino”, indicó la arqueóloga Pozzi Escot.

“Hoy día Pachacamac tiene 465 hectáreas. La centralización, la expansión de la ciudad de Lima y la presión urbana, hacen que estas hectáreas corran peligro”, profundizando en el problema de la expansión urbana que se inició alrededor de los años 60, cuando las migraciones de otras regiones del país empezaron a ocupar los terrenos eriazos y los cerros cercanos al santuario.

Por otro lado, se refirió a los esfuerzos que realiza el estado peruano durante todo el siglo pasado y este siglo también, para la conservación del sitio. “En 1965 Jiménes Borja construye el primer museo de sitio, en el 2016 inauguramos este nuevo museo más visitado del país y que cuenta con las mejores condiciones para la conservación del patrimonio que proviene del sitio arqueológico”.

PLAN DE MANEJO PARA PROTEGER EL SANTUARIO

La directora del Museo de Sitio Pachacamac de Perú, Denise Pozzi Escot, comentó sobre el plan de manejo para proteger este importa sitio arqueológico. “Desde el 2018 estamos trabajando con los jóvenes y la comunidad para estrechar nuestros vínculos y relacionarnos con ellos de otra manera y se vinculen con su patrimonio”.

La propuesta de Parque Metropolitano, incluye un espacio público verde dentro de un espacio patrimonial. “La idea es cómo estamos pensando estos espacios libres, como una unidad dentro del territorio y la ciudad también. No podemos quedarnos al margen de la ciudad si queremos conservar el sitio para las generaciones futuras. El problema es cómo intervenimos en un lugar sagrado. El patrimonio necesariamente tiene que evolucionar, el hecho de que agreguemos algunos elementos al patrimonio, no significa que este patrimonio está perdiendo valor. La idea es que se integre a la ciudad para que se pueda conservar”.

Denise Pozzi Escot, finalizó señalando que el proyecto se implementará además con la iniciativa BiciTour Museo Pachacamac, proyecto de jóvenes que viven en el entorno, que han sido capacitados por el museo en primeros auxilios y en el manejo de las bicicletas permitiendo que los turistas que quieran hacer otro tipo de visita dentro del santuario, lo hagan en bicicleta. Denise Pozzi-Escot es Directora del Museo de Sitio Pachacamac de Perú. Licenciada en Arqueología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Perú, diplomada en Estudios Avanzados en Arqueología Precolombina por La Université Paris 1 Panthéon-Sorbonne y doctorante en la misma universidad. Cuenta con una amplia experiencia en la dirección, ejecución y asesoría de proyectos de investigación y conservación de patrimonio arqueológico y puesta en valor de patrimonio monumental tanto en el Perú como en el extranjero. A lo que se suma una larga trayectoria docente en universidades del Perú y Francia. Ha colaborado en numerosas publicaciones científicas nacionales y extranjeras sobre temas de investigación y conservación del patrimonio arqueológico y es una activa promotora del desarrollo de museos para y con la comunidad.

Cabe destacar que el encuentro estuvo moderado por el académico e investigador del Instituto de Alta Investigación de la UTA, Dr. Calogero Santoro y por la investigadora Dra. Daniela Osorio Ferrada. El ciclo de charlas es transmitido a través del canal de la Universidad de Tarapacá Utaplay de YouTube y por el Facebook Live iaaucn del Instituto de Arqueología y Antropología de la Universidad Católica del Norte.

Para revisar esta charla completa, ingresa al siguiente link: https://youtu.be/Rg0qIMjKXQo

Dr. Jorge Hidalgo, Premio Nacional de Historia 2004, participa en ciclo de charlas organizada por la UCN y UTA

Publicada el 18 de noviembre de 2020

2 (1)

Existe una amplia bibliografía sobre las rebeliones andinas en los Andes que tratan su extensión en ese siglo: los marcos históricos y los procesos de reformas fiscales, las composiciones sociales de los actores, contra quienes se dirigían, sus programas, la situación de subordinación de las poblaciones andinas en el marco colonial, las características de sus dirigencias, los marcos culturales y políticos, así como aspectos culturales. En este marco se realizó la charla “Rebeliones indígenas en Los Andes Siglo XVIII”, a cargo del Dr. Jorge Hidalgo Lehuedé, Premio Nacional de Historia 2004 y Profesor Titular del Departamento de Ciencias Históricas de la Universidad de Chile.

En su ponencia el Dr. Jorge Hidalgo, se refirió a los acontecimientos de 1781 en los corregimientos de Arica, Tarapacá y Atacama y de sus proyecciones políticas, destacando que el siglo XVIII, fue un período de grandes cambios y transformaciones. “En la segunda mitad del siglo XVIII lo que se intenta es aumentar la recaudación fiscal para fortalecer el estado español. Hay que pensar que acá estamos en una sociedad de castas donde no todos tienen los mismos derechos y, los indígenas, sin duda, en una sociedad colonial era uno de los grupos que tenía menos derechos. Los indígenas estaban obligados a pagar un tributo en dinero y también estaban sujetos a un servicio personal que se hacía en nombre del rey, que eran las distintas mitas que se les imponían”.

Agregó que a esto se sumó el reparto de mercancías, que fue una de las principales causas, según distintos autores, que empujó a la resistencia y a las rebeliones regionales. “Las reformas borbónicas fueron las que significaron un aumento de estas rebeliones a un nivel más general, debido a que tenían efectos en un mayor porcentaje o mayor diversidad de diferentes tipos de personas en esta época, lo cual conllevó a que aumentaran los impuestos, además de que el Estado impusiera instrumentos para controlar el movimiento de bienes y exigir el pago que correspondía. Todo ello empujó hacia 1780 a que se desencadenaran en varias ciudades, violentos levantamientos que estuvieron en manos de criollos y de mestizos”.

Asimismo, el Dr. Hidalgo describió las grandes áreas rebeldes y sus características como las de Chayanta a cargo de Tomás Catari (1777), Cusco encabezada por Tupac Amaru (1780) y, La Paz dirigida por Tupac Catari (1781), agregando que “las formas de organización están vinculadas con Carangas, los jefes rebeldes se llaman asimismo Capitanes que están a cargo aparentemente de milicias y que su organización es a través de comunes probablemente organizados por los cabildos”.

Finalmente, el Premio Nacional de Historia 2004 concluyó su presentación dando a conocer los resultados y consecuencias de la rebelión, destacando tres efectos: “primero, se puso fin a los repartos y de los corregidores, se creó el sistema de intendencias y subdelegados; segundo, hay una decadencia del prestigio de los caciques y su reemplazo por los cabildos de indios con lo cual la administración de las comunidades pasó a tener un carácter más democrático, aun cuando se perdió la unidad provincial de los Altos de Arica y, una tercera consecuencia, fue que la rebelión de Tupac Amaru retrasó la independencia del Perú, pues los criollos aprendieron que la posibilidad de que los indios se pudieran rebelar y tomar el control era demasiado peligroso para sus bienes y por lo tanto, se aliaron al aparato español y lograron postergar la independencia mucho más que otros países del cono sur”.

Cabe destacar que el ciclo de charlas es organizado por el Instituto de Alta Investigación (IAI), con la colaboración de la Dirección de Extensión y Vinculación con el Medio de la Universidad de Tarapacá (UTA) y el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (IIAM) de la Universidad Católica del Norte (UCN).

Para revisar esta charla completa, ingresa aquí.

Los efectos y paradojas de la política indígena en San Pedro de Atacama

Publicada el 6 de noviembre de 2020

2

En la última charla del ciclo: “Historias de Pueblos de América desde el Desierto de Atacama”, el turístico poblado de San Pedro de Atacama fue tema central. La antropóloga, América Valenzuela, estudiante del doctorado en Antropología de la Universidad Católica del Norte (UCN) y la Universidad de Tarapacá (UTA), presentó parte de su investigación en la exposición titulada: “Política indígena en un espacio étnico. Etnografía de la interacción entre negocios turístico atacameños y la CONADI”.

En esta exposición, se revisaron los efectos y las paradojas de la política indígena chilena en las comunidades atacameñas a través de las interacciones entre la CONADI y los atacameños que dan origen al desarrollo de negocios étnicos asociados al turismo.
La discusión central fue en torno a las características que tiene la política indígena en Chile que ha transformado o ha impactado a las comunidades de San Pedro de Atacama de tal manera que tiene volcados a los/as atacameños/as sobre el desarrollo de un mercado turístico étnico que lucha e intenta sostener el control sobre determinadas áreas silvestres y de un conjunto de sitios arqueológicos generando nuevos negocios y empresas étnicas.

Industria del turismo en San Pedro de Atacama

Para comprender las políticas indígenas implementadas en la zona, América Valenzuela realizó un recorrido histórico del surgimiento de la industria turística, el cual se remonta a la década de los 60` estando muy ligada a los trabajos arqueológicos de Gustavo Le Paige y la apertura del museo. Posteriormente, algunos hitos marcaron el levantamiento de empresas turísticas en la zona: la restauración de la iglesia y la llamada “casa de Pedro de Valdivia”, la declaración del Valle de la Luna como Santuario de la Naturaleza (1982), el abastecimiento de electricidad por algunas horas, entre otros.
Ya en 1985, 3 mil personas visitaban San Pedro de Atacama y el turismo que comenzó a ser estimulado por los “afuerinos” (población no indígena residente) es percibido por las comunidades atacameñas como masivo y visualizan que esta actividad podría ser una fuente de crecimiento económico local. “A finales de los 90 se dan cuenta que tienen que marcar presencia, no sólo por una fuente de crecimiento económico, sino que también porque se trata de un turismo que está siendo explotado dentro de los recursos y patrimonios que tiene estepueblo, como son los sitios arqueológicos y los espacios naturales”, dijo la antropóloga y agregó que es allí cuando la política indígena en Chile, comandada por CONADI visualiza en la comuna de San Pedro de Atacama el potencial que representa para el desarrollo de la población indígena el creciente rubro turístico y el incipiente interés y de las comunidades y organizaciones atacameñas sobre esta actividad.
“Lejos de ser actores pasivos, destinatarios del control hegemónico del estado, lo que hay es que vemos grupos de atacameños/as que adoptarán mucho protagonismo, y muchas veces han puesto en cuestionamiento y hasta en crisis este modelo, aunque sin interponer ruptura ni un quiebre con el turismo”, relató a antropóloga.
Posteriormente, expuso tres experiencias protagonizadas por las comunidades atacameñas para el desarrollo del turismo: Red de turismo comunitario Lickan Huasi, Ecored Lickan Antai y los contratos de asociatividad actualmente vigentes entre comunidades, asociaciones indígenas y la CONAF, esta última vigentes a largo plazo.

Finalmente, América Valenzuela, expuso que “los negocios étnicos atacameños aunque generen importantes utilidades económicas para las comunidades, no son correlativas con la acumulación de un poder de tipo económico ni político; más bien con la especulación que se hace de esa tenencia del poder”.
¿Te pareció interesante este tema? Ve la charla completa aquí.

Dra. Eugenia Gayo expuso sobre el Antropoceno en Chile durante los últimos 3.500 años

Publicada el 20 de octubre de 2020

EugeniaGayo1* La charla está disponible en el canal de www.youtube.com/utaplay y en www.facebook.com/iaaucn.

El Antropoceno, entendido como el capítulo de la historia que refleja el impacto creciente y acelerado de las actividades humanas sobre la tierra, en competencia con las fuerzas geológicas naturales, fue el tema central de la última charla del ciclo: “Historias de Pueblos de América desde el Desierto de Atacama” organizado por la Universidad de Tarapacá y la Universidad Católica del Norte.

La Dra. Eugenia Gayo, investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resilencia (CR2) y del Centro de Ecología y Sustentabilidad Aplicada (CAPES UC), ahondó en este concepto que despierta acalorados debates en la academia, política, opinión pública y los medios de comunicación.

En esta charla, se discutió el inicio del antropoceno, sus manifestaciones globales, regionales y locales entre otros aspectos, mediante la revisión de los antecedentes históricos a través del levantamiento de información sobre cómo se ha establecido la relación entre la historia de la sociedad y el ambiente en Chile durante los últimos 3.500 años.

 

Antropoceno en el Desierto de Atacama

La Dra. Gayo, bióloga por la U. de Concepción, Magíster en Ciencias Biológicas por la U. de Chile, Doctora en Ciencias Biológicas por la U. Católica de Chile y Postdoctorada en Arqueología por la U. de Tarapacá, explicó que en Chile no hay una sola respuesta para las manifestaciones del antropoceno pues existe una marcada divergencia cultural, climática y ecológica.

“No podremos rescatar una sola cosa, sino maravillosas historias de distintas trayectorias de cómo se relaciona la sociedad con sus ecosistemas a través de este largo paisaje”, expuso la Dra. Eugenia Gayo quien sintetizó su trabajo investigativo de los últimos 4 años, en este contexto mostró el Antropoceno en el Desierto de Atacama gracias a la información arqueológica, histórica y paleoecológica.

“Durante los últimos 3.500 años ha habido una clara señal de actividad humana que son los suelos antropogénicos, como los conchales. Esto da cuenta de que ha habido una sistemática explotación o consumo de los recursos marinos en las costas (…) Posteriormente hacia los 3.100 años emerge la agricultura y esto marca una trayectoria que ha medida que avanzamos hacia el presente, se incrementa en intensidad. La agricultura va dejando huella, empieza a ver una tendencia a la urbanización, crear aldeas, se potencializa la metalurgia y la cerámica”, explicó la investigadora.

Asimismo relató que medida que pasa el tiempo se introducen los sistemas aterrazados que intervienen en la geomorfología de las laderas y también en la irrigación, es decir, hay un manejo de los recursos de manera deliberada. Con la expansión inca hacia el territorio se construye la primera red vial, intervención que no ha desaparecido

Tras un recorrido por el Norte de Chile y Chile Central, la Dra. Gayo concluyó que tanto las decisiones como los comportamientos de las sociedades pasadas modularon los sistemas biofísicos, pues el antropoceno deriva de procesos que han funcionado ininterrumpidamente desde la época precolombina, y sus “síntomas” tienen sus raíces en procesos que han aumentado en intensidad. Es así como el antropoceno no puede ser visto como una huella universal de las acciones humanas de las sociedades industriales modernas.

Dra. Verónica Williams expuso sobre las sociedades del noroeste argentino en los siglos XIII y XIV

Publicada el 9 de octubre de 2020

3

* Destacada investigadora participó en el ciclo de charlas: “Historias de Pueblos de América desde el Desierto de Atacama” organizado por la Universidad Católica del Norte y la Universidad de Tarapacá.

A partir del siglo XIII y XIV las sociedades de los Andes centro sur habitaron un paisaje marcado por el crecimiento y redistribución poblacional, abandono de lugares, conflictos, construcciones organizadas a escala supra-doméstica de conjuntos agrícolas y consolidación de estilos regionales de acuerdo a nuevas lógicas de reproducción social.

El noroeste de Argentina (NOA) no escapa a este panorama general para el cual nos interesa debatir la integración de un corpus de datos arqueológicos de las quebradas altas del valle Calchaquí en la provincia de Salta y otros ambientes del NOA desde los conceptos de materialidad, paisaje y memoria social.

La irrupción del Tawantinsuyu en el siglo XV provocó efectos diferenciales a lo largo del territorio del noroeste entendiéndolo como una entidad dinámica que enfrentó circunstancias particulares en cada región, pero sin dejar de reconocer que el desarrollo diferenciado de la investigación arqueológica en los Andes puede acentuar o atenuar las improntas del Imperio o sus consecuencias en los procesos locales.

Es en este contexto, que el jueves 8 de octubre, se desarrolló la charla “Sociedades Surandinas Tardías y Estado en el Noroeste Argentino”, expuesto por la doctora en Ciencias Naturales con orientación en Arqueología de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, especializada en sociedades prehispánicas preincas e incas del noroeste de Argentina, Dra. Verónica Isabel Williams.

En su charla, la Dra. Williams se enfocó en el siglo XIII, época de conflictos que se da desde el Cuzco hacia el sur, especialmente en los valles del Pacífico, Lípez, Chicha, Humahuaca, Atacama, Chicuana y Quire Quire dentro de lo que es el territorio argentino.

“Lo que es importante ver es qué tipo de organización social y política tenían estas comunidades antes de la llegada de los Incas. En los últimos años el modelo evolutivo de jefaturas ha estado en discusión y ahora se están proponiendo, en este nuevo orden social, que se da antes del orden incaico, es la constitución corporativa de los sujetos, la dinámica segmentaria, la organización heterárquica del campo político y la inclusión de personas no humanas (ancestros, huacas), como miembros plenos de la comunidad que son alguno de estos principios organizativos. Este tipo de principios organizativos se pueden dar tanto en sociedades con distinto grado de desigualdad como también en distintas diferencias de escala”.

Respecto a las causas de este momento de conflicto endémico, la investigadora, indicó que, “se están planteando que podrían haber abuenado este clima de beligerancia un momento de sequías en el sur andino que se dan especialmente en el siglo XIV y cuya idea ha sido apoyada en base a una serie de reconstrucciones paliamentales”.

Agregó que estas sequías que se habrían dado a partir de todo el siglo XIV posiblemente con fluctuaciones que hayan alcanzado hasta el siglo XVII, es “una de las características que tienen que ver con este momento previo a la expansión incaica a ciertos territorios del sur, es que hay elementos que de alguna forma muestran ciertas características generales en ellos y que han experimentado cambios en las poblaciones o las comunidades locales”.

La Dra. Verónica Williams, también expuso aspectos relacionados a su estudio sobre el valle Calchaqui al noroeste de Argentina y la idea que existe respecto a la aparición de elementos arquitectónicos, artículos cerámicos regionales en el segundo milenio, la existencia de una serie de asentamientos que tienen que ver con el uso y disposición en el espacio vinculadas a nuevas prácticas de reproducción social de la época y características del período de Desarrollos Regionales y del período Inca.

Cabe destacar que este ciclo de charlas “Historias de Pueblos de América desde el Desierto de Atacama”, es organizado por el Instituto de Alta Investigación (IAI), con la colaboración de la Dirección de Extensión y Vinculación con el Medio de la Universidad de Tarapacá (UTA) y el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (IIAM) de la Universidad Católica del Norte (UCN).

El cultivo del Desierto de Atacama, una mirada desde la paleo-etno-botánica.

Publicada el 2 de octubre de 2020

Captura de pantalla 2020-10-20 a la(s) 10.49.37

* Dra. Virginia McRostie expuso sobre las investigaciones y evidencias arqueobotánicas que reconstruyen la historia del cultivo en el Desierto de Atacama.

El Desierto de Atacama ha sido definido como uno de los lugares más áridos del planeta: sin embargo, este adjetivo no da cuenta de la heterogeneidad ni la riqueza de este paisaje a través del tiempo. La excelente preservación de los restos arqueológicos y paleoecológicos en este medio árido y salino ha permitido recrear otras imágenes, en las cuales el cultivo prima por sobre el abandono.

En la última charla del ciclo “Historias de Pueblos de América desde el Desierto de Atacama”, iniciativa de la Universidad de Tarapacá y la Universidad Católica del Norte, la Dra. Virginia McRostie, académica de Departamento de Antropología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, especializada en paleo-etno-botánica, ahondó en esta temática y mostró cómo el cultivo permitió a los grupos humanos afiatarse y transformar este paisaje de múltiples maneras.

Cultivar en el Desierto

Durante la charla, la Dra. McRostie expuso parte de los resultados de la investigación “13,000 years of sociocultural plant use in the Atacama Desert of northern Chile” (Ugalde, P., McRostie, V., Gayo, E., García, M., Latorre, C., Santoro, C.) publicada este año en la revista Vegetation History and Archaeobotany, en la cual se sistematizó toda la evidencia arquebotánica disponible (presencia de cada especie o planta en ciertos sitios en diferentes periodos culturales desde el Pleistoceno tardío (13.000 años A.P.) hasta el Periodo Inka (450 años A.P.) para comprender cuándo estas poblaciones adquirieron y manejaron plantas útiles. La introducción generalizada de cultivos agrícolas, técnicas de control del agua y cultivo de diversas plantas en 3.000 A.P. terminó con la escasez crónica de alimentos y llevó al establecimiento de un conjunto de alimentos básicos para los habitantes del desierto de Atacama. Al contrastar estas tendencias con importantes cambios socioculturales, junto con las fluctuaciones paleodemográficas y climáticas, se observó que los humanos se adaptaron y transformaron este paisaje hiperárido y clima oscilante, siendo las plantas un factor clave para su éxito.

Algarrobo

La Dra. McRostie profundizó sobre el árbol del algarrobo (prosopis spp.), que según los últimas investigaciones, se habría introducido en el Periodo Formativo (1.500 a.C a 400 d.C.), no siendo una especie nativa ni natural como se piensa popularmente.

Continuando en esta línea de investigación, actualmente la Dra. McRostie está estudiando junto a otros investigadores del Fondecyt 1180805, la genética en torno a estos árboles. “Hay distintos puzzles genéticos y hay distintas especies conviviendo en un mismo oasis, eso hablaría que hubo distintas oleadas migratorias, probablemente venían del noroeste argentino, de Bolivia o Perú”, indicó la académica.

“No parece casual que el ingreso de este árbol permitió cultivar el desierto de otro manera. Generó un ambiente mucho más amigable para poder asentarse y reproducirse en estas zonas. También con el Periodo Formativo hay un aumento de humedad, esto puede haber favorecido” dijo la Dra. McRostie.

¿Cómo cultivamos hoy? Es lo que deberíamos reflexionar pues entender la diversidad de recursos y la historia ecológica nos permitirá interactuar mejor en este espacio.

Dra. Natalia Villavicencio expuso sobre la extinción de grandes mamíferos desde finales del Cuaternario

Publicada el 10 de septiembre de 2020

charla natalia 2

Continuando con el Ciclo de Conferencias sobre “Historias de Pueblos de América desde el Desierto de Atacama”, que organiza el Instituto de Alta Investigación (IAI), con la colaboración de la Dirección de Extensión y Vinculación con el Medio de la Universidad de Tarapacá (UTA) y el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (IIAM) de la Universidad Católica del Norte (UCN), el jueves 3 de septiembre, fue el turno de la Paleocóloga y Doctora en Biología Integrativa de la Universidad de California Berkeley (EE.UU), Natalia Villavicencio.

Actualmente Natalia Villavicencio trabaja como investigadora posdoctoral en el Departamento de Ecología de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Se especializa en la investigación de las extinciones de Megafauna a finales del Pleistoceno en América del Sur. En su trabajo combina el registro fósil de la Megafauna extinta con registros paleoambientales y registros arqueológicos de los primeros habitantes del continente para tratar de dilucidar el papel de los impactos humanos y el cambio ambiental al final de la Era del Hielo en el proceso de extinción con lo que se habría inaugurado la historia humana en Sudamérica y sus posibles efectos catastróficos.

Su ponencia titulada “En los comienzos de la historia y los primeros efectos catastróficos sobre el medio ambiente”, destacó la interacción de los humanos con un ecosistema que ya no existe. “Todo este ecosistema, todos los animales desaparecieron en lo que se conoce como “Extinción del Cuaternario Tardío” es el término que se utiliza para referirse a la extinción de grandes mamíferos que ocurrió al final del Cuaternario, época geológica, en una ventana temporal que podemos definir entre final 50 mil a 8 mil antes del presente, en la última porción del Pleistoceno, durante la transición desde el Pleistoceno hacia el Holoceno que es nuestra época actual”, explicó la Paleocóloga.

Agregó que, “esta extinción fue más o menos global donde el número de géneros de grupos de determinadas especies se extinguieron en cada continente: Más de 50 en América del Sur, 34 en América del Norte, 21 géneros en Australia y un poco menos en Eurasia y África con 9 géneros. “La particularidad que tuvo esta extinción fue que afectó por sobre todo a los animales de gran tamaño que llamamos Megafauna”.

En este contexto, la Dra. Natalia Villavicencio se refirió a la definición operacional, “uno se refiere a Megafauna a cualquier mamífero, en este caso terrestre, que pesa más de 45 kilos. En este contexto resaltó que son Megafauna en Chile, el puma y el huemul, los más típicos son el rinoceronte o el elefante en África y de la última Era de Hielo, el perezoso”. Destacó además que la Extinción del Cuaternario Tardío fue selectiva, es decir hacia los animales de mayor tamaño, resaltando que, en América del Sur, todos los animales grandes se extinguieron y es muy poca la variedad animal sobre 45 kilos que queda presente”.

¿Qué podría haber generado estas extinciones?

En su conferencia, la Doctora en Biología Integrativa explicó que, “tenemos evidencia, tenemos una extinción, sabemos por el registro fósil qué animales existían y que hoy ya no están. En la literatura científica las alternativas son múltiples, pero se pueden, en general, clasificar dentro de aquellas hipótesis que son completamente ambientales que buscar explicar esta extinción a partir de causas de cambio ambiental natural, cambio climático, pérdida de hábitat, catástrofes que podrían ser eventos climáticos como un congelamiento rápido, una megasequía o también un impacto de meteorito, que de hecho es una teoría que se discute a nivel nacional por hallazgos que han sido encontrados en el sur de Chile”.

Destacó que, entre las causas que más se discuten son el cambio climático y sus efectos que son todos ambientales, “porque sabemos que cuando estos animales se extinguieron, el planeta se encontraba sumergido en una última edad del hielo y saliendo de ella a partir de los 18 – 21 mil años en adelante”.

También se refirió a una de las causas antrópicas como posible extinción y porqué se cree que el humano podría haber tenido un efecto en estas extinciones, “principalmente porque a medida que nosotros vamos viendo algunas extinciones en distintas partes del planeta, coincide con el momento en que los humanos modernos estaban migrando desde África hacia otros continentes o regiones”.

En este sentido, la Dra. Natalia Villavicencio señaló que el debate está todavía entre los factores ambientales y los factores antrópicos como causa de esta extinción, donde actualmente se están discutiendo el impacto de un meteorito que haya afectado también los ambientes y producido extinciones a finales de la última Era de Hielo. Posteriormente se refirió a los antecedentes históricos respecto a la extinción y sus explicaciones considerando aspectos como catástrofes climáticas, cambio climático gradual, matanza por parte de los humanos, para luego finalizar con antecedentes de cómo saber qué llevó a la extinción de la Megafauna.

Cabe destacar que este encuentro, fue moderado por el académico e investigador del Instituto de Alta Investigación de la UTA, Dr. Calogero Santoro y por la investigadora Dra. Daniela Osorio, de University College London, quienes interactuaron con los espectadores a través del canal de la Universidad de Tarapacá Utaplay de YouTube y por el Facebook Live del Instituto de Arqueología y Antropología de la Universidad Católica del Norte.

Dra. Arkush expuso sobre el conflicto en los Andes centrales prehispánicos

Publicada el 2 de septiembre de 2020

Foto1

* En su exposición mostró cómo las diferentes líneas de evidencia arqueológica dan visiones algo diferentes del conflicto, su gravedad y su naturaleza.

¿Cómo fue el conflicto en los Andes prehispánicos? ¿Fue severo o ligero? ¿Afectaba a toda la población o sólo a las élites? ¿Era principalmente masculino o también afectó a las mujeres? ¿Por qué sucedió? ¿Hubo motivos políticos, territoriales, rituales? Estas y otras incógnitas sobre la guerra, el conflicto, y la violencia en los Andes centrales prehispánicos han sido objeto de intensas investigaciones durante los últimos 25 años y forman parte de diversos estudios arqueológicos e interdisciplinarios.

La Dra. Elizabeth Arkush, docente del Departamento de Antropología de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, ha centrado gran parte de sus investigaciones sobre el rol del conflicto y de la guerra en las dinámicas políticas-sociales de las sociedades andinas prehispánicas. La Dra. Arkush fue la última expositora del mes de agosto en el ciclo: “Historias de pueblos de América desde el Desierto de Atacama” que organiza el Instituto de Alta Investigación de la Universidad de Tarapacá (IAI-UTA) y el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo de la Universidad Católica del Norte (IIAM-UCN).

Evidencias arqueológicas

La exposición de la Dra. Arkush mostró cómo las diferentes líneas de evidencia arqueológica dan visiones algo diferentes del conflicto, su gravedad y su naturaleza. La incidencia de traumas en ciertas partes del cuerpo de los seres humanos y de patrones de asentamiento defensivos indican niveles muy variables de intensidad del conflicto a través del tiempo y del espacio; mientras que la ilustración de temas violentos en el arte y los actos ceremoniales iluminan el papel del conflicto en la cultura de las élites, así como en los conceptos de masculinidad.

En 2013, publicó un artículo junto a la doctora Tiffanny Tung titulado: “Patterns of war in The Andes from the Archaic to the late Horizon” (Journal of Archaelogical Research). Este se basó en dos categorías que se relacionan estrechamente: patrones de asentamiento defensivo y evidencias de los traumas craneales de adultos.

Posterior a esta publicación, y gracias a la información de varios investigadores, se amplió el estudio de la base de datos sobre los patrones de asentamiento (77 prospecciones) y las muestras bioarqueológicas de traumas (7.432 adultos de todas las épocas prehispánicas). Allí detectó la correlación entre evidencias de traumas y la emergencia de pukarás durante el periodo formativo final (cuatro siglos A.C.) y en el periodo intermedio tardío, después de la caída de Tiwanaku. La Dra. Arkush expuso el uso de los símbolos e imágenes y su relación con la gravedad de los conflictos en los Andes. “El conflicto tenía un papel muy importante en las identidades de los individuos especialmente masculinos. Las armas son muy frecuentes en las tumbas de los hombres en periodos de Paracas Tardío y Nasca inicial (380 a.C. – 80 d.C.)” En este periodo en el arte se nota una temática de cabezas como trofeos sobretodo en los famosos textiles de Paracas.

“Si usamos la totalidad de la evidencia, llegamos a una imagen rica y bastante compleja del conflicto andino. No podemos sustentarnos en la idea que los pueblos andinos antes de la conquista eran totalmente bélicos, ni totalmente pacíficos. Tampoco podemos decir que los conflictos siempre eran de gran escala o puramente religiosos, o sólo para los guerreros masculinos, al contrario, el conflicto andino fue tan variado como las culturas. Esta diversidad de conflicto y paz es nuestro patrimonio humano”, concluyó la Dra. Elizabeth Arkush. El ciclo de charlas continúa hasta noviembre y puede ser visto a través del canal de Youtube Utaplay y del Facebook IAAUCN.

Las próximas charlas versarán sobre el “medio ambiente y las sociedades humanas”. Este jueves 3 de septiembre a las 17,30 horas la Dra. Natalia Villavicencio presentará: “En los comienzos de la historia y los primeros efectos catastróficos en el medio ambiente”.

Bioarqueóloga Dra. Vivien Standen expuso evidencias de la violencia en los primeros poblamientos en el extremo Norte de Chile

Publicada el 26 de agosto de 2020

8

“Las sociedades humanas contemporáneas requieren mirar el pasado para identificar los orígenes de la violencia social y fortalecer valores que promuevan la empatía, la tolerancia, la diversidad y los mecanismos de resolución de conflictos”, destacó la bioarqueóloga.

Con más de 150 espectadores en línea, este jueves 20 de agosto se realizó una nueva jornada del ciclo de charlas con la temática “Vida y muerte en pueblos prehispánicos”, que organiza el Instituto de Alta Investigación (IAI), con la colaboración de la Dirección de Extensión y Vinculación con el Medio de la Universidad de Tarapacá (UTA) y el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (IIAM) de la Universidad Católica del Norte (UCN). En esta oportunidad, la investigadora y académica del Departamento de Antropología de la Universidad de Tarapacá, Dra. Vivian Standen, presentó el tema “Violencia y conflicto en el Desierto de Atacama”.

Junto con agradecer la invitación, la Dra. Vivien Standen, centró su ponencia en la violencia en cazadores – pescadores – recolectores y los primeros horticultores del Desierto de Atacama, 900-1500 AP, destacando que, “esta problemática de la violencia se enmarca en un proyecto de investigación donde queremos evaluar la evolución o trayectoria de la violencia desde las primeras poblaciones que habitaron en el extremo norte de Chile hasta el período incaico”.

En su ponencia, consideró distintas perspectivas para tratar la violencia como la materialista, enfocada a obtener bienes, territorio u otras ganancias, la cual incrementaría con el crecimiento demográfico y la complejidad social; la perspectiva Ecológica, la cual fluctuaría en función de la disponibilidad de recursos para la subsistencia. Desde la Sociobiología, hay otra arista, la cual sería inherente a la condición humana y cuya ventaja evolutiva aportaría al éxito reproductivo y, desde la perspectiva de las Lógicas Culturales, que contempla venganzas, brujería, hechizos, robo de mujeres, adulterios, entre otros.

Desde un enfoque más materialista, la Dra. Vivien Standen explicó que, “la violencia en cazadores – pescadores – recolectores habría sido infrecuente debido a una estructura social igualitaria, bajos niveles de conflictividad interna y donde habrían prevalecido conductas de cooperación y una ideología del reparto. En contraste, entre los horticultores se podría incrementar la violencia debido a la complejidad y desigualdades sociales y también la competencia por acceso a tierras productivas y agua en ambientes restrictivos como lo es el Desierto de Atacama.

“El enfoque que empleamos para estudiar la violencia es un enfoque bioarqueológico, es decir, estudiamos los cuerpos para buscar evidencias de trazas de violencia con traumas craneanos, en el post-cráneo axial, en extremidades superiores y en puntas de proyectil en tejidos blandos o en los huesos. Cuando estudiamos cuerpos que conservan los tejidos blandos como sucede en el Desierto de Atacama, podemos observar fracturas expuestas, heridas perforantes en tórax y abdomen y puntas de proyectil en tejidos blandos o huesos”, señaló la investigadora.

También se refirió a la Cultura Chinchorro, “nuestros cazadores – pescadores – recolectores tienen su identidad, la cual es la Cultura Chinchorro, quienes habitaron entre el 9000 – 3500 años AP, ocuparon los oasis costeros, desarrollaron una tecnología marítima especializada, explotaron un amplio rango de recursos, semi-sedentarismo con movilidad logística y desarrollaron complejas prácticas mortuorias”.

En esta línea, la Dra. Vivien Standen, se describió los factores gatillantes de la violencia, indicando que en los cazadores – pescadores – recolectores Chinchorro la violencia no varió durante milenios, independiente del incremento poblacional y la complejidad social, sin embargo, la violencia se mantuvo invariante. “Las conductas violentas fueron una más de las estrategias socio-culturales, probablemente usada como una forma de estabilidad social siendo una violencia endémica. En los horticultores (Azapa-Alto Ramírez), la competencia por recursos escasos en ambientes extremos como la tierra para cultivar, acceso y control del agua para irrigar, etc., fenómenos asociados de ENSO que se intensifican en la transición Arcaico-Formativo y desigualdades sociales que pudieron disparar la violencia letal que no registramos en cazadores – pescadores – recolectores”.

Finalmente, la investigadora Dra. Vivien Standen, entregó sus reflexiones finales: “la vida social de las poblaciones prehispánicas del Desierto de Atacama, no fue totalmente armónica. Ni la visión romántica de Rousseau, ni la visión del Leviatán de Hobbes, pero cuando surge la “apropiación” de la tierra, es decir, las desigualdades sociales, la violencia letal irrumpe. Las sociedades humanas contemporáneas requieren mirar el pasado para identificar los orígenes de la violencia social y fortalecer valores que promuevan la empatía, la tolerancia, la diversidad y los mecanismos de resolución de conflictos”.

¿Cómo fueron los sacrificios humanos y animales en Tenochtitlán?

Publicada el 17 de agosto de 2020

Charla Ximena 1

En el marco del ciclo de charlas: “Historias de pueblos de América desde el Desierto de Atacama”, la Dra. Ximena Chávez Balderas presentó la ponencia: “La ofrenda de vida: sacrificio humano y animal en el recinto sagrado de Tenochtitlan”, la cual convocó a centenares de espectadores en línea por www.youtube.com/utaplay y www.facebok.com/iaaucn.

La Dra. Chávez, bioarqueóloga mexicana, colaboradora desde 1996 del Proyecto Templo Mayor, expuso sobre el recinto sagrado de Tenochtitlan el cual fue escenario de diferentes prácticas rituales, entre las que destaca la ofrenda de vida: el sacrificio humano y animal.

Desde la creación del Proyecto Templo Mayor se han recuperados miles de restos óseos, tanto en los depósitos rituales como en los rellenos constructivos. En esta presentación se realizó una reseña de los hallazgos y se abordaron los resultados de su análisis e interpretación, con énfasis en la perspectiva tafonómica.

“Se dice que a los aztecas los define el sacrificio humano y esto no necesariamente es así. Estas prácticas de sacrificio son muy importantes pero forman parte solamente de una página del libro de toda esta vida ritual”, comenzó diciendo la Dra. Chávez, quien a continuación detalló las diferencias entre la muerte natural y la muerte sacrificial estudiada por los arqueólogos. Asimismo, explicó cuáles eran las funciones del sacrificio, tras décadas de investigación: oblación, expiación, acompañamiento de difuntos, renacer de las deidades, consagración de edificación y monumentos, adivinatorios y alimento para deidades.

“Muchas veces nos preguntan a los bioarqueólogos cómo podemos discernir entre si es un funeral o un sacrificio. Les comparto que en Templo Mayor es muy diferente la información, el contexto arqueológico que hay en torno a los funerales y en torno a las prácticas sacrificiales. Los individuos de las élites que eran enterrados en el Templo Mayor eran cremados y tenían un ajuar funerario muy especifico, muy típico. Lo cual nos facilita entender el tipo de contexto”, dijo la Dra. Chávez.

La investigadora relató que en el Tzompantli, que descubrió recientemente el programa de arqueología urbana, se han contabilizado más de 450 individuos y en el resto del recinto sagrado 519 individuos en ofrendas y rellenos constructivos, en su mayoría cráneos, teniendo que idear formas para llevar registros de puntos anatómicos para ser más precisos con el conteo. Además de 700 vertebrados y miles de peces y moluscos.

La Dra. Chávez explicó, las prácticas de sacrificio junto a interesantes ilustraciones y fotografías. “Documentar una práctica sacrificial es un trabajo muy arduo. Nos basamos en la información contextual, la osteoarqueología de campo, el análisis osteológico y las fuentes históricas e iconográficas”, dijo.

La próxima charla se realizará este jueves 20 de agosto a las 17,30 horas Chile, y estará a cargo de la Dra. Vivien G. Standen, bioarqueóloga del Departamento de Antropología de la Universidad de Tarapacá, quien presentará la ponencia: “Violencia y conflicto en del Desierto de Atacama”.

Si no pudiste ver la charla de la Dra. Ximena Chávez en vivo, puedes verla acá.

Arqueóloga Helena Horta dio a conocer cómo fueron los sacrificios humanos incaicos en los Andes

Publicada el 11 de agosto de 2020

Helena HortaCon la charla “Sacrificios humanos incaicos en las cumbres de los Andes”, presentada por la Dra. Helena Horta, arqueóloga, comenzó el ciclo de charlas virtuales “Historias de América desde el Desierto de Atacama”, iniciativa conjunta entre el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (IIAM) de la Universidad Católica del Norte (UCN), y el Instituto de Alta Investigación de la Universidad de Tarapacá (UTA).
La charla que fue vista por un centenar de personas de toda Latinoamérica vía Youtube (www.youtube.com/utaplay) y Facebook Live (www.facebook.com/iaaucn), dio a conocer un rito realizado por los incas en diferentes cumbres de la Cordillera de los Andes (Argentina, Perú, Chile), denominado capacocha. Este consistía en seleccionar niños, niñas y jóvenes y ofrendarlos a las deidades (huacas) en ceremonias de gran complejidad simbólica y logística. Las investigaciones de la ofrenda más importante del sistema religioso incaico se basan en el cruce entre la información histórica legada por cronistas españoles, y la de los hallazgos realizados en las últimas décadas por arqueólogos en diferentes alturas de los Andes.

Durante su presentación, la Dra. Helena Horta, investigadora del IIAM, contó sobre las ofrendas humanas, sus símbolos y características, entre las que destacan los niños del Llullaillaco, el niño del cerro El Plomo, entre otros sacrificios que han podido ser estudiados por expertos. “La capacocha hay que entenderla como una ceremonia que se realizaba frente a circunstancias especiales, como por ejemplo, desequilibrios que se hacían presentes en la naturaleza misma: las sequias, las inundaciones, la explosión de un volcán, todo aquello era necesario apaciguarlo mediante ofrendas a las huacas”, explicó.
Los espectadores pudieron interactuar con la arqueóloga y hacer sus preguntas en torno al culto religioso incaico y sus creencias. Por su parte, la Dra. Helena Horta agradeció la realización de esta actividad: “Agradezco por esta extraordinaria iniciativa de dar a conocer a un público los conocimientos que vamos acumulando en nuestras investigaciones, porque nos dan la oportunidad de emocionar a otros con estos temas que tanto nos apasionan”.
Continuando con la temática de “muerte y violencia en sociedades prehispánicas”, la próxima charla de este ciclo se realizará el jueves 13 de agosto a las 18,30 horas. La Dra. Ximena Chávez Balderas presentará desde México: “La ofrenda de vida: sacrificio humano y animal en el recinto sagrado de Tenochtitlan”.

Si no pudiste ver la charla de la Dra. Helena Horta en vivo, puedes verla acá.

UCN y UTA inician ciclo de charlas virtuales para todo público de arqueología en América

Publicada el 31 de julio de 2020

*Se transmitirá a través del canal Utaplay  en Youtube y por Facebook Live en iaaucn

FOTOGRAFÍA2

El ciclo de charlas: “Historias de pueblos de América desde el Desierto de Atacama” dirigido a todo público, busca traspasar las fronteras geográficas y políticas de América para conocer distintos sistemas de vida ocurridos a lo largo de la profunda historia de este continente, relatadas a través de las visiones de científicas y científicos que han estudiado y reflexionado sobre este heterogéneo devenir histórico.

Esta iniciativa se inscribe en la larga y fructífera colaboración entre la Universidad Católica del Norte (UCN) y la Universidad de Tarapacá (UTA). “Nos sentimos entusiasmados por coordinar, en conjunto con el Instituto de Alta Investigación, este ciclo de disertaciones a cargo de destacadas y destacados colegas. La transmisión on line de las charlas permitirá llegar a un público que excede el del mundo académico, erigiéndose por lo tanto esta actividad en un potente espacio de vinculación con todos los interesados en el conocimiento antropológico, arqueológico e histórico de nuestra América”, dijo el director del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (IIAM-UCN), Dr. Carlos María Chiappe. Por su parte, el director del Instituto de Alta Investigación (IAI-UTA), Dr. David Laroze, junto con felicitar la realización de esta iniciativa en tiempos de pandemia desde universidades de provincia, resaltó además “la inclusión de destacadas jóvenes científicas de América”.

Programación

Desde este 6 de agosto y hasta finales de noviembre a las 17.30 hrs. se realizarán las charlas semanales divididas en tres temas: I. Vida y Muerte en Pueblos de América; II. Medio Ambiente y Sociedades Humanas, III. Comunidad y Territorio. El primer ciclo temático, versará sobre las resoluciones a las contradicciones sociales expresadas materialmente en la arquitectura, el arte, los artefactos y la bioarqueología. El 6 de agosto se abre el ciclo con la charla de la Dra. Helena Horta (académica IIAM-UCN) sobre “Sacrificios humanos incaicos en las cumbres de los Andes”. El 13 de agosto la Dra. Ximena Chávez (forense de la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo, México), nos hablará sobre “La ofrenda de vida: sacrificio humano y animal en el recinto sagrado de Tenochtitlan”. El 20 de agosto la Dra. Vivien Standen (Departamento de Antropología-UTA) presentará “Violencia y conflicto en el Desierto de Atacama”. Finalmente, el 27 de agosto la Dra. Elizabeth Ankush (Department of Anthropology, University of Pittsburgh, EEUU), mostrará “Formas y niveles variados de violencia y conflicto en los Andes”.

Esta actividad cuenta con la colaboración de la Dirección de Extensión y Vinculación con el Medio de la Universidad de Tarapacá (UTA) y la Dirección de Comunicaciones (UCN). La transmisión es abierta al público, sin inscripción previa, a través del canal Utaplay en Youtube y por Facebook Live en iaaucn.

boton__600x200px_72PPP_info
boton__600x200px_72PPP_charlas
boton__600x200px_72PPP_2
boton__600x200px_72PPP_noticias